Palabras en mi vida


Hace poco me di cuenta que en mi vida había palabras, que, aunque entendía lo que expresaban, no tenían valor, o mejor dicho el mismo peso que daban los demás a mi alrededor; palabras como “Dolor”, “Felicidad”, “Verdadero”, “Certidumbre”, “Destino”, “Ilimitado”, estas las estoy reconociendo hoy, dentro del lenguaje de crianza, como palabras de importancia.

Recuerdo que a los diecinueve años, luego de haber tenido mi primera experiencia de percepción universal consciente, me encontré con un “Pai” brasileño, el me pregunto tomándome las manos si tenía algún problema, le contesté que no, ningún problema, él me miró y haciendo una leve sonrisa, me dijo que era imposible, todos teníamos problemas, y no era así, yo realmente no tenía problemas, porque aceptaba las cosas como eran, y vivía en el agradecimiento de la contemplación, pero este “Pai” se encontró desorientado con mi respuesta, trató de colocarme en un lugar seguro para su esquema social, no le contesté nada, porque siempre respeté la experiencia de vida, callé y en mi silencio fue la condescendencia a su aseveración.

Hombre Mirando(Voy a usar la palabra “Nunca” como una inflexión de tiempo vivido)

Nunca antes apoye mi felicidad en mis parejas, mi trato fue siempre en una total libertad, como un encuentro en el camino, menos aún me apoye en mis hijos, tomándolos como un tesoro de mi propiedad y motivo principal de vivir, porque muchas veces escuche decir “hoy el motivo de mi vida son mis hijos y su felicidad”, mis hijos son unos seres hermosos con los que nos permitimos percibirnos más íntimamente.

Nunca tomé algo como “Verdadero” o “Cierto”, siempre creí que lo más hermoso de este universo es la incertidumbre, que de entre todas las dualidades que creamos en nuestra vida de ilusiones esta es la más sólida y ambigua.

Hoy me doy cuenta que he vivido en el amor, que me mostró miles de formas, sorpresivas, impensadas, deliberadas, simples y complejas, pero que me llevan a la conciencia de amar, amar todo.

Dolor es esperar algo que no va a llegar nunca, Sufrir es quedarse en ese dolor. Este es el gran dilema humano, una falta total de comunicación.

Por eso recuerdo las cosas que pasé con tanto amor, nunca esperé nada, acepte lo que me daban, hoy vivo agradecido, y como consecuencia amo.

No conozco la palabra renuncia, porque nunca quise ganar un objetivo, solo estoy participando. (¿Por eso estaré saltando con el trofeo de último en llegar?)

Gracias por permitirme pensar en voz alta.

Del libro “Caminando en la luz” 2001 Editorial Estudio El Tolteca.

Anuncios

Acerca de juancqui

Agradecido en esta eternidad del ahora, por todo, por esta vida tan maravillosa. Poder sentir todo este amor que llena mis dias, es una delicia, la palabra que ilumina es "amo". Intereses: La vida, la naturaleza, las personas, este jardín llamado gaia. Libros, música, compartir, adicto a las amistades, amor, disfrutar sirviendo a todos los que me rodean, dando alegria.
Esta entrada fue publicada en Filosofía, Health and wellness, Libros, Salud y bienestar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s